YA NI COMO - 13 formas de reparar un corazón

22 de abril de 2009


Las grandes canciones siempre han tenido su punto de paliativo universal contra el pesar o el cabreo. Pues bien, de eso va, en parte, Yani Como…Terapia de choque en guante de terciopelo. Música que bajo su rasgo amable oculta cicatrices transferibles y alma taciturna en formato de pop clásico de diseño inteligente.

13 Formas De Reparar Un Corazón es, su segundo trabajo. Un título mas que elocuente de su función terapeutica. Hacia dentro y hacia fuera. En él vuelven a ser cinco, tras perder de camino al primer álbum a dos de sus compinches originales.

Llegados a este punto, aclaremos: Yani Como no es un grupo al uso. Me explico. Por un lado, es una banda intergeneracional. Su batería es, Tegui, de los míticos protopunks Porkis. Al otro extremo, Quero, con 21 añitos y la violinista Alma. De otro, además de sus múltiples ocupaciones, todos sus miembros andan fuertemente implicados en la asociación Arte Troya, entramado cultural que anima el ocio cotidiano de Aranda de Duero, lo que les impide una dedicación más profesional y mantiene al grupo a salvo, en su burbuja amateur. Con escapadas a Chile y Argentina o la reciente muestra, Wine & Music Experience con sus amigos Lori Meyers.

Por eso, 13 Formas De Reparar Un Corazón, es, por fin, su disco. Donde las injerencias externas cristalizan en un universo propio. Entrañable y melancólico pero avivado por corriente positiva. Salpicado de lugares comunes, familiares. Con escenarios contiguos que permiten seguir huellas dispares. De los 80 americanos -REM, en especial (Pluton)- y españoles, a la penúltima oledada indie. Donde el trazo frio, sombrío, de Interpol se tersa con los acordes doo wop que cierran el inaugural, Tal vez no sea yo, mientras los racimos de piano de ¿Arcade Fire? asaltan la épica domestica de La Habitaicón Roja concluyendo en un perfecto manual de concisión personal. (Gravedad).

13 Formas de Reparar Un Corazón es un disco bífido. Con dos caras superpuestas. La del pop mas espontáneo, físico. Y las canciones crecientes, donde el grupo intuye su grandeza. Espirales ascendentes espoleadas por una preciosa catarata de arreglos, cortinas y crescendos teclísticos con la ayuda y producción de Raúl De Lara, que trascienden a la mejor arquitectura pop. Y temas que trasmigran ambos mundos. Como el espectacular cruce de Planetas y El jardín botánico (R Futura) que es Furia desatada con ese final glorioso de papapara y su final de himno a lo Requien (Deluxe).

Hay enjambres de pop psicodélico (Algo normal). Stacattos de violín (Frio Polar) y saxos soprano(Nada Importa).Voces femeninas, paparapas luminosos y rugidos de pop civilizado por los que una voz cálida, próxima, exprime existencialismo emocional sobre el veneno eterno de las relaciones. Pero sobre todo, en su parte central, el disco alberga fantásticos paraisos frondosos como Frio polar, Pluton o Sugus de limon, a la altura, simplemente, de los mas grandes.



Textos: Art de Troya discos

2 comentarios:

yaninadena dijo...

ainss. No los conocía, y el muestrario de su myspace...soy el único que huele a Planetas por todos los temas?
Aunque eso sí, la voz no tiene un sugus de limón en el cielo la boca como nuestro querido Jota. Que esto, ahora que ya vamos de tenientes a coroneles, es un detalle que se agradece.

"como se te ocurre...
robar mi voz si no existo"

al menos reconocen el sus "inspiraciones", y saben donde ponerse los sugus:

"Como un sugus de limon en el fondo de la bolsa asi somos tu y yo suciedad sobre la alfombra"

Estas letras hace quince años revienta los 40 pinchipales, ahora...

ReyLagarto dijo...

Si has escuchado el disco, la primera canción parece estar cantándola el mismo J, estoy totalmente de acuerdo contigo pero... le falta ese toque psicodélico y oscuro que ponen los planetas a sus últimas producciones. En este caso se queda en un pop fresco, sencillo e incluso simple, pero eso no está reñido con la calidad.
Ahora... hay discos que escuchándolo una y otra vez te gustan más, NO ES EL CASO. Jur!