Frank Sinatra : La voz... de la mafia

4 de noviembre de 2007

Uno de los lastres que arrastró durante toda su vida Sinatra, fue sus relaciones con la mafia y su amistad con la familia Kennedy. El “Clan” de los Rat Pack y sus 5 años de esplendor en las Vegas, tuvieron mucho que ver.


Denominado Clan Sinatra por tratarse del círculo intimo de amistades de La Voz, el Rat Pack era el grupo de juergas del actor, formado por DEAN MARTIN, SAMMY DAVIS Jr:, PETER LAWFORD, JOEY BISHOP y por supuesto, FRANK SINATRA con ellos organizaron giras de conciertos y realizaron varias películas entre ellas Ocean’s Eleven de la que recientemente se realizaría un remake, actuando principalmente en hoteles de las Vegas en su mayoría propiedad de la mafia y del mismo Frank.

Durante 5 intensos años, el Rat Pack fue el epicentro de la noche americana, movilizando en sus espectáculos a famosos y personajes respetables de todos los ambitos, que llegaban de cualquier parte del continente ansiosos de disfrutar de uno de esos show inolvidables que muchos ya contaban en círculos selectos. Todo ese éxito y la ascendente carrera de Sinatra, harían que se la mafia fijara su punto de mira en él.


La ascendencia italiana y el magnetismo de su voz hicieron de Frank Sinatra algo así como el cantante oficioso de la mafia americana.

Las relaciones de Sinatra con la Mafia fueron ciertas y están todas registradas por el mismísimo FBI aunque a día de hoy no se ha comprobado que estuviera involucrado en ninguna actividad ilegal. Amigo de Sam Giancana, Joe Fischett (primo de Al Capone) y distinguido miembro de la Cosa Nostra, de Lucky Luciano, el gran unificador de la Mafia, en la Habana, sus relaciones con la mafia fueron una consecuencia de su proyección como cantante, algo que le llevó a contactar con quienes dominaban las grandes salas de conciertos de EEUU y a valerse de su apoyo.
Entre otros jugosos documentos, figura un dossier completo de sus conexiones con el Partido Comunista, otro sobre la falsificación de su examen médico para evitar ir al ejército, extorsiones, secuestros, bombas y una «piadosa» amenaza de muerte, recibida en el domicilio de Los Ángeles de Frank en 1969 que rezaba: «La única manera de salvar su vida Sr. Sinatra es haciendo una donación de dos millones de dólares al Vaticano». Se desconoce si La Voz utilizó sus influencias para borrar sus antecedentes más comprometidos, como la mediación entre Kennedy y Giancana en un supuesto complot para asesinar a Fidel Castro y sus contactos con el boss Lucky Luciano, en su exilio habanero.

El episodio más notorio del Expediente Sinatra se remonta a 1971 y tiene como protagonista a Carlo Gambino, uno de los mafiosos más influyentes de Nueva York, con multitud de conexiones en el mundo del espectáculo. La familia Gambino al completo acudió a los camerinos después de la actuación para hacerse una foto con el cantante. Sinatra no tuvo más remedio que transigir y coger en sus brazos a la hija del mafioso, bautizada con el nombre de Sinatra. Aunque en los archivos del FBI no se cuenta, en el libro Sinatra: detrás de la leyenda, Randy Taraborrelli nos relata cómo Sam Giancana estuvo a punto de ordenar que le «cortaran» las cuerdas vocales; se arrepintió en el último momento, después de escuchar unos de sus discos: «Dios no me da derecho a enmudecer a esta voz celestial».

El FBI ha estado media vida detrás de él y no ha podido conseguir absolutamente nada, más que sospechas, pero que jurídicamente no halla ningun cargo contra él no quiere decir que este libre de culpa. De todos es sabiso la proteción y promoción que la Mafia norteamericana ha realizado con Frank Sinatra , era su chico de oro.

1 comentarios:

Tonio dijo...

Has dicho: "Pero que jurídicamente no halla ningún cargo contra él no quiere decir que esté libre de culpa".

Que quieres decir, que aunque sea más honrado que Acebes en el 11-M, nunca estará libre de culpa. ¿Como Jesús Vázquez en el caso Arny?

No lo entiendo pensé que eso se decía, pero al revés. Lo de “todos somos inocentes hasta que el primero tire una piedra”.

Se te olvido decir que tal fue el boom de Sinatra con la Mafia, que tiene su propio papel en “El Padrino” donde se incluye el personaje del cantante Johnny Fontana que lo personificó.
Johnny Fontana de los Fontana de toda la vida. Aquellos que vengaban el asesinato de un ser querido mandando por correo y en tarritos de mermelada el cuerpo de uno sus enemigos. (Se formaban unas en casa de los Fontana los sábados por la tarde, de aupa)

Pero bueno, me encanto tu relato, y creo que es lógico, ya que yo siempre lo veré como el tío Franky. (Pero será mejor, entre tú y yo, que quede como inocente, si no atente a las consecuencias)